8 de octubre de 2015

Vuelta turística a San Juan por Ruta 150

La inauguración del nuevo tramo de la Ruta Nacional 150 que une la Ciudad de Valle Fértil y Jáchal ha generado un excelente circuito turístico para la provincia de San Juan, dándonos la posibilidad de conocer y enlazar distintas zonas que antes se tornaban en un dilema de elección. Era el caso entre elegir visitar Valle Fértil ó la zona de Huaco y Rodeo. 

Hoy en día a lo largo de esta vuelta podemos unir naturaleza, tradición, culto e historia a través de ella, llevándonos muy buena imagen de la provincia y habiendo recorrido un buen trecho de la misma.


Los Atractivos

Difunta Correa

Partiendo desde la moderna ciudad de San Juan por ruta nacional 20 y luego empalmado la ruta nacional 141, tras 60 km de recorrido llegamos al santuario de la Difunta Correa. Un sitio que explota de devoción hacia la misma con una gran cantidad de fieles que van a su encuentro, ya sea tanto a pedirles un favor o en agradecimiento por las promesa cumplidas. La cantidad de devotos que concurren cada año (en promedio 1.000.000 de per /año) genero que este santuario de apenas una cruz en el cerro, pasara a convertirse en un pequeño pueblo repleto de capillas llenas de ofrendas, junto a numerosos puestos de artesanías y restaurantes que atienden al visitante.

Es paso obligado para camioneros, viajeros y choferes de colectivos, la vuelta por el santuario antes de continuar camino por ruta 141, ya que se cree fuertemente que la misma los cuida en el trayecto.


San Agustín de Valle Fértil    

Continuando viaje por la ruta 141 y luego tomando por ruta provincial 510, comenzamos un hermoso paseo por las pintorescas sierras de Valle Fértil.

El camino nos va llevando entre subidas y bajas por un valle verde con abundante vegetación que contrasta drásticamente con los tramos y serranías dejadas atrás a lo largo de la ruta 141. Sus quebradas frondosas llenas de vegetación semiárida, el cruce de pequeños poblados y algún que otro río, le dan al recorrido un disfrute especial. Destacándose entre ellos el hermoso sector del río las Tumanas, una parada obligada que nos da la posibilidad de apreciar la belleza del mismo, junto con la observación de vestigios provenientes de la cultura aborigen que dominó el sector. A pocos metros de recorrer el río, encontramos uno de los exiguos petroglifos de la zona, conservado en excelentes condiciones, además de los numerosos morteros que utilizaba este pueblo con más de 3000 años de historia.  


A 252 km de la provincia de San Juan se encuentra San Agustín de Valle Fértil, un pueblo pequeño pero rodeado de naturaleza. La serranía bañada por ríos y vertientes hace muy atractiva la zona para realizar actividades al aire libre como paseos, avistamiento de aves y bicicleta. Se destaca entre ellas el paseo por el embalse San Agustín, un recorrido de 1:30hs, en el cual vamos descubriendo todo el tipo de flora y fauna presente en el lugar, con gran cantidad de aves que rondan las aguas, una excelente opción para realizar avistajes. Otro de los paseos preferidos es la visita a La Majadita,  un hermoso recorrido a través de la quebrada con varios cruces sobre el río, por donde a medida que avanzamos, vamos descubriendo rincones, caseríos y posadas ubicadas a la vera mismo, sencillamente bellos. La vuelta se puede completar pasando por Los Bretes y Quimillo. Lamentablemente hoy en día la hermosura del camino se ha visto afectada por la nueva traza realizada y las crecidas producidas. 


Además de disfrutar de su gastronomía, podemos realizar el sendero huellas ancestrales, donde encontraremos otro de los exiguos petroglifos de la zona y algunos morteros. También a pocos kilómetros de Valle fértil podemos visitar el museo Piedras del Mundo, con una excelente y muy completa colección tanto de rocas de todas partes del planeta, como restos arqueológicos, flora y fauna de la región.      

San Agustín de Valle Fértil, es uno de los puntos neurálgico de partida para realizar la visita del conocido Parque Provincial Ischigualasto como así también la del Parque Nacional Talampaya (a 125 km). En el mismo pueblo encontramos distintas formas de alojamiento y excursiones a los parques. 


Parque Provincial Ischigualasto   

Siguiendo hacia el norte de la provincia por ruta 510, pasando por pequeños y sufridos poblados como Usno, Balde del Rosario, Los Baldecitos, continuamos viaje bordeando la atractiva sierra de Valle Fértil. La misma se presenta kilometro tras kilometro un poco mas árida, donde la vegetación empieza a darle lugar al colorido de la tierra y los minerales. Se va generando una transición perfecta para arribar al espectacular y único Parque Provincial Ichigualasto, patrimonio natural de la humanidad.    

El parque Ichigualasto se encuentra a 80 km de la ciudad de Valle Fértil, sus suelos de variadas gama de colores, sus caprichosas y espectaculares geoformas, más el esplendido paisaje, lo hace ser un lugar predilecto para el turista nacional como el extranjero.

El parque se puede recorrer a través de visitas guiadas en vehículos particulares realizando un recorrido de 40 km de longitud durante el cual vamos apreciando y disfrutando en sus distintas paradas la inigualable belleza de sus geoformas y el contraste de sus colores. Es recomendable realizar el recorrido de mañana o tarde, ya que en ese momento el parque saca a la luz toda su belleza y no se sufre tanto con las altas temperaturas, sobre todo en verano.      

Información Pagina: http://www.ischigualasto.gob.ar/sitio/es/    


Nuevo Tramo Ruta Nacional 150 (Ruta escénica)   

Unos pocos kilómetros antes de llegar a Ichigualasto, la ruta provincial 510 se fusiona con la ruta nacional 150. Desde la misma se tiene la opción de seguir camino hacia la vecina provincia de La Rioja o transitar al oeste en dirección al departamento de Jáchal.

Este nuevo tramo de ruta, parte del corredor bioceánico con salida a través del paso de Agua Negra a Chile, se ha convertido en un espectacular atractivo escénico para el turista, descubriendo nuevos rincones de la serranía Sanjuanina. A medida que circulamos por ella, por medio de numerosos puentes y túneles, vamos descubriendo una infinidad de texturas, formas, matices y colores que cambian a lo largo ella y de la hora del día, teniendo la posibilidad de parar en algunos de sus miradores tomándonos un respiro necesario para disfrutar de su particular belleza.    
 

Huaco       
    
Bajando de las Sierras de Valle Fértil en dirección oeste por ruta 150 llegaremos al lozano valle de Huaco. Un valle verde rodeado de gris, donde la vida parece aflorar de la nada, un precioso valle regado por manantiales que alimentan su vegetación y esperanza, un valle que emite tranquilidad, paz y belleza.    

A lo largo del mismo nos encontramos con un pueblo pobre, detenido en el tiempo, en el cual quedan vestigios de su auge pasado. Un pueblo por donde transitaron caudillos, un pueblo que vive y vivo de la agricultura, un pueblo que supo ser granero, produciendo grandes cantidades de trigo y ahora vive difícilmente de alfalfa y olivos.


Aquí encontramos uno de los Monumentos Históricos Nacionales y patrimonio cultural más valiosos de la provincia, el viejo Molino de Huaco. Su edad se remonta al año 1775, donde se puede apreciar la difícil tarea de producir harina en esos años a través del alza, la trilla y la molienda. Su nave principal funciono hasta el año 1965 y actualmente se conserva para el disfrute del visitante. El molino se encuentra hoy en día pegado al nuevo tramo de ruta 40, inaugurado este mismo año que dividió al pueblo en dos. 

El nuevo tramo de la ruta nacional 40 que se fusiona con parte de la ruta nacional 150, busco evitar el viejo, complicado y bellísimo tramo de la vieja ruta 40 por la esplendida cuesta de Huaco. Un lugar mágico, de colorido excepcional donde el capricho de sus formas y quebradas lo convierte sin lugar a dudas en uno de los sitios más agraciados de la provincia.


La Ciénaga

Bajando de la cuesta de Huaco, transitando por el fino y sinuoso camino de la ex ruta 40 que bordea el río Huaco, llegamos a un valle interserrano llamado La Ciénaga. Un área natural protegida debido a su incalculable valor geológico y arqueológico, encontrando a lo largo de este, formaciones geológicas de diferentes edades y vestigios de asentamientos aborígenes que atraen a geólogos e investigadores de distintas parte del mundo.

Como si fuera poco, el área natural La Ciénaga presenta una inmensa riqueza natural y paisajística dada por su colorido serrano y la enorme cantidad de flora y fauna autóctona que se encuentra en el sector, como ser sus bosques de Chañares, algarrobales, retamos, tuscas, jarillas y diversas plantas aromáticas por nombrar algunas entre la flora, junto a zorzales, carpinteros, reinas moras, taguas, urracas, loros barranqueros, garzas blancas y cernícalos entre un sin fin de aves. 

Es sin duda uno de esos lugares destinados a disfrutar del silencio y la naturaleza. Este año se inauguro un sendero de 5 Km que nos lleva de paseo por distintos sectores, poniéndonos al alcance de la vista toda su belleza. El sendero parte desde el refugio de gaurdaparques, frente al camping municipal. El recorrido no tiene costo y se puede realizar de manera individual con la correspondiente folletería todos los días de 9 a 20 hs.  


Jáchal  

Siguiendo viaje por la ruta provincial 49 (ex ruta40) salimos de las quebradas por el oeste pasando por el viejo dique los cauquenes, también conocido como dique Los Lisos, y empezamos a descender al fértil valle de San José Jáchal. 

A San José de Jáchal lo podríamos definir en una frase, ciudad chica tradición grande. La misma presenta una fisonomía colonial, con calles y veredas angostas, donde destaca en el centro de la misma su hermosa plaza arbolada y el templo de San José, declarado Monumento Histórico Nacional. En noviembre se celebra la Fiesta de la Tradición, la más grande de la provincia, reuniendo a gran número de artistas locales y nacionales, con ventas de artesanías y comidas típicas.

La ciudad de Jáchal presenta gran cantidad de atractivos turísticos cercanos, como ser los viejos molinos harineros de los García, Reyes y Sardiña, nombrados Monumentos Históricos Nacionales. Incluso hoy en día se puede apreciar a uno de ellos en funcionamiento con su rustica maquinaria (Molino García). Juntos a las visitas de los molinos harineros se puede dar un paseo por el pequeño poblado de Villa Mercedes, disfrutando sus calles arboladas y del verde de sus campos sembrados.     


Alejándonos unos kilómetros más de la ciudad de Jáchal, también encontramos varios atractivos turísticos como ser la impresionante garganta del río Jáchal, un cañón de 30 metros de altura que ofrece un espectacular paisaje para la práctica del rafting y el kayakismo. Agua Negra, una hermosa y abundante vertiente donde podemos relajarnos y pasar la tarde en su camping, ubicado al sureste de la ciudad, a pie del cerro San Roque. Y el pequeño pueblo de Mogna con un camino de impresionante paisajes y puntos panorámicos (Descubriendo Mogna y su Valle Encantado).

Desde Jáchal, por último, se tienen un par de opciones, continuar camino por ruta 150 al oeste visitando el hermosísimo dique cuesta del viento y el valle de Iglesia, o volver a la ciudad de San Juan por ruta 40 completando de esta forma la nueva y bellísima vuelta turística a la provincia.   
  

     

No hay comentarios.:

Publicar un comentario