14 de enero de 2016

San Martín de los Andes (Mirador Bandurrias y La Islita).


Hoy tacaba conocer la ciudad, pero para eso teníamos que llegar primero. Estábamos más o menos cerca, unos 4Km por ruta, y cansados también. Sentíamos el peso de tantas caminatas a nuestra espalda y después de la larguísima y empinada subida desde el camping a la ruta, que se volvió eterna, decidimos hacer dedo.

Pero como sabe pasar siempre en un viaje, las decisiones cambian. Una vez en la ruta, el paisaje boscoso, las montañas y sus picos nevados, más el hermosísimo Lago Lacar de fondo nos hicieron cambiar de decisión. De repente nos energizamos, y si señores, es que estábamos poniendo fin al gran camino de lo sietes lagos y no había que desaprovechar la oportunidad, a caminar de se ha dicho.

Se ve que la energía no nos duro mucho, ya que a la tercera camioneta que paso le empezamos hacer dedo. Igual no tuvimos suerte con el autostop, pero si con los paisajes. Paramos en varios miradores que se encuentran a lo largo de la ruta, algunos naturales, otros artificiales, para poder gozar de las bellas vistas. 


San martin de los Andes, Mirador bandurrias, La Islita

San Martin de los Andes, Lago Lacar, Neuquen,

Lago Lacar, Kayak


Tras 2hs de pateo llegamos a la coqueta San Martin de los Andes, y es que si, apenas uno pisa el pueblo, se da cuenta de que la pequeña ciudad se quiere diferenciar del resto con sus jardines muy bien arreglados sobre la costanera, sus farolas, sus detalles en madera bien lustradas, o en sus edificaciones con algún detallito especial. Algo me hace pensar que tiene muchas ganas de parecerse a una pequeña comarca de los Alpes Europeos. 

Lamentablemente esto aires europeos se traducen a precios también, la mayoría de los negocios quieren estrujarle la billetera al turista, pero por suerte algunos que no viven del turismo, tienen precios muy razonables, como una de las panaderías de la avenida San Martin, donde los precios de sus muy ricas galletas eran bastante más baratos que en la costa, Bariloche, La Angostura, o mi propia provincia.

Ruta 40, Ruta siete Lagos, San Martin de los Andes, cartel.

Centro San Martin de los Andes, Neuquen

San Martin de los Andes, hotel, Neuquen
  

Con el costal lleno de galletas, seguimos la odisea de encontrar cervezas baratas. Tras preguntar en unos 10 locales obtuvimos el precio que buscábamos. La cuestión es así, mi hermano colecciona tapas de cerveza de todas partes del mundo y al caminar por la ciudad, le encanto un pack de cervezas Antares, que además de tener tapas nuevas, las botellas estaban muy monas, también con diseños especiales. Asique una vez cumplido el capricho de coleccionista, seguimos viaje al supermercado para comprar comida y terminar recostados en la playa del lago sobre la costanera, tomando un merecido y relajante descansando, bien acomodados con los aislantes y hasta con almohada. Pero… alguien siempre tiene que molestar, esta vez fue el viento, mira que le hicimos frente… hasta que las ráfagas se pusieron agresivas, no por su velocidad, sino por el arrastres de la arena, y si, no nos quedo otra que levantar campamento.        

Costanera Lago Lacar, San Martin de los Andes




Mirador Bandurrias y La Islita

Sendero a la Islita:

Distancia: 5 km
Duración: 1:30hs
Atractivos: Mirador, Lago Lacar y Bosque.
Agua potable: NO, si hay despensas donde comprar.


De vuelta en movimiento nos enfilamos hacia el lugar donde pasaríamos la noche. Caminamos por la calle Juez del Valle en dirección norte hasta cruzar el arroyo Pocahullo, allí doblamos a la izquierda por la primer calle que nos llevaría al inicio del sendero sobre calle pasaje Bandurria. 

La senda comienza pegada a la planta de tratamiento de efluentes cloacales, la misma, gana altura rápidamente permitiéndonos una hermosa vista de los digestores de la planta y de sus canales de vertidos que finalizan en el Lago. Toda una buena impresión para evitar bañarse en la zona, sobre todo en la playa de la costanera.

En pocos minutos, queda debajo nuestro el nuevo edificio de prefectura, pasamos una especie de tranquera que nos indica que estamos ingresando a zona Mapuche y ya estamos encaminados ascendiendo constantemente por el sendero polvoriento, que en 30 minutos bajo un bosque bastante sobrio nos dejara en el puesto de cobro de la comunidad Curruhuinca. Todo este trayecto está indicado con flechas y chapas amarillas. Tratar de tomar siempre los caminos de la derecha para no desviarse, ya que hay varias sendas que bajan a la izquierda hacia la zona de acantilado.      

Vista Lago Lacar, Mirador Bandurrias, San Martín de los Andes
Vista Lago Lacar, Mirador Bandurrias, San Martín de los Andes.


Una vez en el puesto de control, se abona el ingreso a la comunidad: $5 caminantes, $15 bicicletas, $30 la carpa (verano $2015). Del puesto salen dos caminos, uno a la izquierda que se dirige al mirador Bandurrias y otro que continua recto en dirección a La Islita. Como el desvió al mirador no era más de 10 minutos fuimos a conocerlo.

El mirador no es más que un promontorio rocoso avanzado sobre el paisaje que nos permite en sus dos puntos tener excelentes vistas, San Martin de los Andes, su valle, playa y muelle al noreste, y al oeste, una hermosísima vista del Lago Lacar, el Cerro Abanico, la zona de Quila Quila y las playas de Catrite. 

Vista noreste, Mirador Bandurrias, SM de los Andes
Vista noreste Mirador Bandurrias SM de los Andes.


Luego de esta agradable visita, seguimos hacia nuestro destino final. Continuamos la senda ancha polvorienta, que nos llevo a través de la comunidad, pasando por algunas casitas y la Escuela Primaria N° 146. Aquí la misma se fusiona con el camino de tierra proviniente de SM, pero al contrario de lo que uno pensaría, se pone más linda. Empieza a parecer mayor vegetación y sombra, dada por los cipreses, robles, radales y cohiues que engalanan el recorrido. 

Este tramo se nos hizo particularmente largo ya que pensábamos que en total eran 3 km y no 5km en realidad. Se pasan algunas casas con despensa, una cancha de futbol y 1.5 km más adelante de la misma, se llega finalmente a la zona de La Islita. El desvió a la izquierda se encuentra señalizado sobre el camino, solo restan descender 200 metros para disfrutar del bello lugar. 

La Islita, Lago Lacar, sendero, camping agreste

Una vez allí, observamos que el lugar presentaba algunas mesas con bancos, pero la inclinación del terreno era muy elevada para dormir. Decidimos buscar un buen lugar y encontramos un terreno bastante plano para armar la carpa, eso sí, tuvimos que esperar que lo despejaran. Se hace evidente que el lugar es frecuentado por una buena cantidad de personas al día que buscan pegarse un buen chapuzón. 

En fin, el camping agreste no es lindo, son zonas de pastos amarillentos y tierra suelta, bajo la sombra de grandes árboles. Pero lo mejor que tiene es el lago y la renombrada Islita a 10 metros de nado; que con un buen atardecer, una buena temperatura y ese agradable paisaje, la tarde se puede convertir en una tarde de esas… inolvidable.     


La Islita, Lago Lacar

Atardecer, Lago Lacar, San Martin de los Andes, Neuquen


Al día siguiente tocaría hacer dedo los tramos de San Martin - Junín de los Andes, y de allí a la ciudad de Neuquén, para tomar el colectivo directo a San Juan. Vigilados bajo el gran imán del Volcán Lanin y su parque, nos despedimos de las montañas patagónicas con esta última vista excepcional.

No hay mejor explicación de lo que fue este viaje y su final, que esta estrofa escrita por Raly Barrionuevo en el tema, El sueño de los viajeros:

Las ganas de volver
Me hicieron partir otra vez
Y hoy saber que volver
No és más que partir otra vez.....

No hay comentarios.:

Publicar un comentario